La realidad aumentada complementa el mundo real con objetos generados virtualmente, que aparecen y coexisten en el mundo real, aportando un conocimiento superior sobre nuestro entorno a tiempo real. Este nuevo punto de vista nos permite generar experiencias interactivas, tanto para profesionales como amateurs.

 

La realidad virtual permite experimentar vivencias reales en un entorno sensorial tridimensional generado artificialmente. Este nuevo mundo puede ser contemplado a través de unas gafas de VR o a través de otros dispositivos, que aportan una mayor interacción con el entorno y intensifican la sensación de realidad, creando la sensación de estar allí.